Historia

El municipio de Mendata se encuentra situado en el extremo sur de la comarca de Gernika-Bnermeo, más conocida como Busturialdea o Urdaibai, enclavado en las estribaciones de la parte norte del Monte Oiz. Los ríos que discurren por la localidad, el Golako y el Berrekondo, forman valles estrechos, y especialmente en este último impide el asentamiento humano.

Predomina el poblamiento polinuclear en pequeñas barriadas como Olabe, Elexalde, Marmiz y en especial en la antigua Albiz, situándose el casco urbano del municipio en el barrio Elexalde.

El origen de nuestra Anteiglesia

Familia

Sobre una loma fue erigida en el siglo X la iglesia de San Miguel Arcángel por los labradores colonos de los Señores de Bizkaia, siendo ampliada y reedificada en el siglo XVI.

Durante el siglo XIII se produce una diversificación de la economía, se da un progresivo traslado de los núcleos de poblamiento de los montes hacia los valles y surgen las barriadas más antiguas: Albiz, Elexalde y Lamikiz. Albiz, una de las más antiguas cofradías de Bizkaia, que se desarrolló en torno a la casa de Albiz.

En cuanto a la estructura socio-económica decir que destacan las casas armeras de Besanche, Lamiquiz, Mansa, Olabarrieta, Olave, Olaeta, Zugaza, Vidasolo ... algunas de ellas de gran importancia en el Antiguo Régimen por su poder económico.

Los Linajes y los Bandos

Dueño de la Casa Torre de Albiz

La sociedad vizcaína bajomedieval se ve afectada por graves conflictos sociales debido a la situación de crisis económica que afecta a las rentas señoriales, ante lo cual los linajes reaccionan aumentando su presión a los campesinos, e intentando extender su poder con la apropiación de tierras y actividades pertenecientes al Señor o a las villas. En la Merindad de Busturia predominaba el bando Oñacino, a él pertenecían los dueños de la Casa Albiz, dueños de la Casa Torre que dio nombre al barrio Albiz.

Hacia 1440 un miembro del linaje de la Casa Albiz (que además de ser dueño de la citada Casa Torre de Albiz, era también el dueño de de Berrenondo y Manza), se casó con la dueña de la antiquísima casa de Meceta; así fue como emparentaron estos dos linajes, que al igual que otros linajes menores de la zona participaron intensamente en la lucha de bandos.

Sería a finales del XV y comienzos de XVI cuando llegó el fin de las luchas, gracias a la mejora de las condiciones económicas y políticas generales.